sábado, 13 de febrero de 2016

565. Naqsh-e Rajab (Fars, Irán)

Situado a escasa distancia de otros dos sitios arqueológicos mucho más conocidos y visitados en Irán, el lugar conocido como Naqsh-e Rajab suele pasar con frecuencia desapercibido, aunque por sí mismo merece una exploración detenida. El motivo son cuatro espectaculares bajorrelieves, excavados directamente en la roca granítica y correspondientes al periodo inicial de la dinastía sasánida, aproximadamente el siglo III de nuestra era. Dos de ellos refieren a la coronación de Ardashir I, iniciador de la mencionada dinastía, y su sucesor Shapur I. El tercero, seguramente el que mejor estado presenta en la actualidad, conmemora la victoria de este último caudillo sobre el emperador romano Valeriano. Por su parte, el último representa a Kartir, sumo sacerdote zoroastrista durante el reinado del mencionado Shapur I.

No hay comentarios:

Publicar un comentario